Solo faltó Jim

Gracias a una entrada que me gané con radio Futuro -en el anecdotario quedará que me gané ocho entradas en realidad, de tanto enviar mensajes- pude ir a ver a Riders on the Storm en el Teatro Caupolican.

Riders on The Storm -que en realidad es The Doors, pero por unos problemas legales con John Densmore, ex baterista del grupo original, no pueden utilizar el nombre- está formado por Ry Manzareck y Robbie Krieger -elegido por la revista Rolling Stone dentro de los 100 mejores guitarristas de la historia-, el primero ex tecladista y el segundo ex guitarrista de The Doors y andan de gira celebrando los 40 años del mítico grupo que naciera a fines de los sesenta y representara tan bien el ambiente psicodélico con sus ácidas fusiones de rock y jazz.

El recital estuvo excelente. Manzareck robándose la película con sus excentricidades en el teclado -notable el momento en que tocó con el pie- y Krieger, más tranquilo y sin ganas de figurar -como si le diera verguenza pararse en el escenario-, tocando la guitarra con potentes riffs y solos que te transportaban a Los Angeles de los años sesenta -ojo, L.A. californiano, no el chileno-.

Solo faltó el alma, el showman, el líder natural de la banda: Jim Morrison. A pesar de eso, fue tiviamente bien remplazado por Brett Scallions -ex vocalista de Fuel- y en la batería estuvo Ty Dennis y en el bajo se agregó a Phil Chen -originalmente The Doors no tenía bajista y el bajo lo interpretaba Manzareck con el teclado o los pedales del Hammond-.

La jornada fue entretenida, la música hizo saltar a la gente que asistió y hubo momentos en que daba la sensación de que se revivía la euforia que producía el grupo en sus recitales, cuando cientos de personas bailaban y saltaban en la cancha, incluso algunos sin ropa -por respeto a vuestros ojos no pongo imagenes-.

Al final todo terminó en una ovación de los presentes, quienes pedían a grito la vuelta al escenario del grupo, sabiendo que quizás es la última vez que pueden tener a la legendaria banda fuera de sus reproductores de mp3. El recital fue casi perfecto, pero como dije anteriormente: solo faltó Jim.


Tagged as: