En rodaje

Un amargo debut tuvo Colo Colo ante un equipo motivado por debutar en Primera ante el más grande. La lentitud y descoordinación de la defensa, la falta de laterales que den al menos un pase gol durante el partido y la gran cantidad de expulsados, siguen siendo la tendencia del cuadro albo, que aún está en proceso de formación.

en rodajeColo Colo aún está en pretemporada y se nota. Es un equipo lento, descoordinado -principalmente en su última línea-, con muy poca paciencia –se exaspera rápidamente por cualquier cobro del árbitro- y, quizás lo más grave de todo, sin buenos laterales, ya que le entran fácilmente por derecha y por izquierda.

Respecto a lo último, la tranquilidad volverá con el regreso de Figueroa, titular indiscutido por ese sector, pero que cuando no está no hay quien lo supla –falta ver a Yerson Opazo-. El problema está en el sector izquierdo, ya que Cereceda no juega a nada. Hoy no quitó ninguna pelota, no dio más de tres pases buenos y sus trotes por la banda, porque velocidad no tiene, fueron intrascendentes. No entiendo qué hace el amigo de Bielsa jugando en Colo Colo.

Pasando al equipo completo, hay que decir que Muñoz salvó a Colo Colo de una derrota, gracias a su buena ubicación –sobre todo cuando tapó un fusilazo de Díaz- y efectivos reflejos mantuvo el orgullo albo. Titular indiscutido bajo los tres palos.

La defensa aún está descoordinada, quizás con el regreso de Riffo esto se solucione, pero falta trabajo aún, lo mismo con el mediocampo defensivo, que se alejó por momentos del ataque de Colo Colo metiéndose muy atrás, dejando al equipo partido en dos. Nota aparte lo de Millar, que hoy jugó de emergencia por la derecha, cuando su mejor juego ha sido siempre por el centro de la cancha.

Con respecto al ataque, Lucas cumplió, aunque algunas veces pecó de individualista, pero cuando estábamos con uno menos, luego de la tonta expulsión de Cabrera, supo tocar en el momento preciso. Lo mismo con Macnelly, que supo mover al equipo cuando teníamos la pelota.

El error de Colo Colo vino desde la banca, cuando Barti, buscando asegurar el partido, sacó a Moya que estaba jugando bien, provocando peligro en la defensa curicana y recuperando la pelota en las dos bandas defensivas colocolinas, y puso a Mirko Opazo, en un claro signo de que el 2 a 1 era del gusto del técnico albo.

En fin, aún queda tiempo para solucionar los problemas, recordando que se viene la Copa Libertadores en tres semanas más, por el momento Colo Colo debe aprender a calmarse, no es normal tener un promedio de dos expulsados en los últimos cuatro partidos. Este es un equipo aún en rodaje, pero cuando esté afinado, será difícil pararlo.


Tagged as: ,