Recuerdos de esa primera vez

Luego de una semanita de vacaciones vuelvo a las pistas. En esta oportunidad dejo una encuesta realizada por The Clinic a diferentes personajes de nuestro mundillo de famosos, que cuentan cómo fue el momento que se descartucharon. Disfruten.

primera vezRecientemente, un estudio de la Universidad de Talca reveló que hoy el 69 % de los adolescentes entre 14 y 17 años inician su vida sexual en verano, es decir, puede que estén haciéndolo mientras usted lee este pasquín. ¿Cómo era antes?

Claudio Reyes, Charlie Badulaque:
“Tenía unos 16 años y me parece que fue en verano, aunque hoy no haría las mismas cosas que hice cuando cabro… Mi mamá trabajaba en un negocio en Longaví, yo estaba solo en mi casa. Ahí se armó: era una susodicha y tres susodichos. Yo era el dueño de casa, así que fui el primero. Como era mi primera vez, duré menos que parrillada para 15. Mi pieza era la última del pasillo pa’ dentro y había que pegarse una tremenda paseada para llegar hasta los baños, y a un amigo, el mayor del lote, no se le ocurrió nada mejor que llevar un bidón de agua pa’dentro pa’que la niña se pegara una lavadita a la sopaipa y no tuviera que salir a los baños. Y eso fue poh”.

Roberto Artiagoitia, El Rumpy:
“Mi primer polvo fue a los 18, pal triunfo del NO, en octubre del 88. Ahí en la calle, detrás de los Tajamares, por Seminario, donde está el parque. No fue la gran cacha, no me demoré mucho, aprendí a aguantarme con el tiempo, jajaja. Estábamos celebrando el NO y la fiesta duró como tres días. La hicimos corta para seguir festejando”.

María Gracia Subercaseaux, fotógrafa:
“Ni una posibilidad. No, me da vergüenza, me muero de la plancha contestarte eso”.

Alejandra Valle, periodista y opinóloga:
“Fue en verano. Siento que influye el hecho de que uno está con menos ropa y el ambiente de relajo, y como los papás también están de vacaciones, hay permiso pa quedarse hasta más tarde. No te quiero contar tanto detalle….mis papás se van a horrorizar, pero fue en el campo. El afortunado fue un pololo de juventud”.

Jorge David, Doctor Zombie, locutor:
“Fue en período escolar y con mi nana. Yo era pendejo, tenía como 12 años y no entendí nada, pero lo encontré maravilloso, una linda experiencia, llegué como caballo caminando al colegio con cara de epifanía. En ese tiempo, yo escondía las revistas porno en el baño, y mi nana las pilló. Me dijo que se las iba a pasar a mi papá. Fue todo muy extraño e impulsivo. Entré al baño a reclamarle, hubo un mínimo forcejeo y de repente… ¡Tan! Ella estaba encima mío y yo, mirando el cielo. No te dabas ni cuenta y te tenía en el piso. Era muy seca ella. Después, tiramos un par de veces más y un día tuvo un atado con mi viejo que la despidió y nunca más la vi”.

Claudio Fariña, periodista:
“Fue en Puerto Natales, en pleno invierno, con 15 grados bajo cero. Tenía catorce años y fue una experiencia inolvidable, como todas las primeras veces. Fue en Semana Santa, de lo cual me arrepiento mucho, porque se supone que no se come carne. Era Viernes Santo y cumplí todo el día con el mandamiento: comí pescado, mariscos, y al final del día cometí el pecado concupiscente. Era mi novia, mi primer amor. Lo hicimos en su humilde casa. Fue mi gran primer amor y falleció en un accidente”.

Héctor Noguera, actor:
“Para mi no fue una experiencia de verano. Pero fue en una cama. No sé cuántos años tenía. Tengo un buen recuerdo, claro que sí. Ya no estaba en el colegio, fue mucho mayor. Todo bien”.

Manuel Rojas, el diputado UDI que bailó el Koala:
“El verano se presta para las oportunidades, pero aquí en el norte tenemos otras fechas importantes, como el 12 de octubre, cuando uno viajaba al aniversario de Mejillones. Ahí tuve una experiencia: como era feriado, salía un tren que transitaba desde Antofagasta a Mejillones y por ahí pasó, pero un caballero no tiene memoria…Tenía 14, 15 o 16 años, en la época de oro de los escolares por el año 75. Es el recuerdo de no sólo el paseo lindo, sino también la vivencia que generaba al estar allá. Llegábamos el viernes, armábamos una carpa y nos quedábamos hasta el domingo. En esas pernoctadas yo tuve un amor, se puede decir”.

Teresita Reyes, actriz:
“Mi primera vez fue en primavera, con mi esposo, en una onda normal, en la camita, como corresponde, como Dios manda. Súper piola, exquisito, con ninguna posición rara, ni la pirinola ni el salto del ropero ni el araucano ni ninguna weá. Tranquila. Arriba o abajo. Después tuvimos nuestro affaire en la playa, también jovencitos, en el verano, cuando uno anda como más ardiente. Pero hubo otra vez espantosa: en el auto, en las dunas de Mantagua, cuando de repente siento un aire caliente en el cuello y digo: “oohh, nos van a asaltar, qué vergüenza, porque yo ya era actriz”. Y me doy vuelta ¡y eran dos burros! El cagadero de risa, imagínate, casi me muero, el burro con toda la cabeza adentro del auto. Menos mal que era la pura cabeza, sino, sale perdiendo mi marido…jajaja”.


Tagged as: